Síndrome Pre y Post Menstrual

Síndrome Pre y Post Menstrual

 

El síndrome premenstrual (PMS) se ha convertido en una condición muy conocida en los últimos años. Este término es usualmente aplicado a las mujeres que desarrollan cambios físicos y emocionales, cerca de su ciclo menstrual. Sin embargo, también es común, aunque no tanto, en algunas mujeres que desarrollan un síndrome post-menstrual.

Cada vez se está aceptando más, que las anormalidades en el ciclo menstrual usualmente son causadas por un desbalance hormonal, principalmente entre la progesterona y estrógeno. Sin embargo, otras glándulas endocrinas también están involucradas, como la tiroides, adrenales y pituitaria.

Premenstrual – Impacto del Zinc y Cobre

El cobre es bien reconocido por su asociación con el estrógeno, mientras que el zinc, por otro lado, es asociado con la progesterona. Los estudios de la HTMA han demostrado que la mayoría de las mujeres que experimentan el síndrome premenstrual muestran niveles elevados de tejido de cobre y/o un rango marcadamente bajo de zinc a cobre.

Post-menstrual – Impacto del Zinc y Cobre

El síndrome post-menstrual surge por factores opuestos en donde podría haber niveles de progesterona relativos al estrógeno. Esto significa un elevado rango de tejido zinc a cobre. Usualmente estas mujeres se sentirán mucho mejor cuando están en la etapa premenstrual, que cuando los niveles de estrógeno y cobre van aumentando, mientras que el estrógeno va disminuyendo, estas personas podrían desarrollar síntomas de ansiedad, actitud defensiva, indecisión, comportamiento agitado, depresión y retención de líquidos. Este tipo de desbalance hormonal usualmente resulta en un flujo menstrual corto y ligero con dolor extremo en los senos.

Desbalances Hormonales y el Embarazo

No es tan raro encontrar que cuando una mujer se embaraza, se sienten mucho mejor, física y emocionalmente. Probablemente, estas son mujeres que tienen una progesterona dominante relativa al estrógeno, antes de su embarazo. Durante el embarazo, los niveles de estrógeno suben dramáticamente, llegando al punto más alto durante el último trimestre. Para estas mujeres el embarazo y el incremento resultante en el estrógeno contribuyen a una mejora en el desbalance hormonal. Por otro lado, algunas mujeres se sienten peor mientras están embarazadas, especialmente si ellas tienen altos niveles de estrógeno antes del embarazo. Mucho estrógeno y cobre son asociados con más complicaciones durante el embarazo. Las mujeres con altos niveles de tejido de cobre en su HTMA, comúnmente sufren de toxemia del embarazo, y depresión post-parto. La endometriosis es otra condición encontrada en las mujeres con un alto tejido de cobre.

Conclusión

Como se mencionó anteriormente, el rango de tejido zinc-a-cobre, puede ser aplicado al rango de progesterona-a-estrógeno respectivamente. Aquellas que desarrollan síntomas premenstruales, usualmente suelen mostrar síntomas de un bajo rango de zinc a cobre, el cual es indicativo de exceso de cobre. La suplementación con zinc y vitamina B6, pueden ayudar a reducir los efectos del PMS y exceso de cobre. Si no se notan mejoras con el zinc y B6, entonces el magnesio, las vitaminas B adicionales y un soporte glandular podrían también ser requeridas. Usualmente el zinc y el B6 controlaran bastante bien algunos de los síntomas comunes del PMS, especialmente cuando se trata de los dolores de cabeza. Para aquellas con síndromes post menstruales o con altos niveles de rango zinc-a-cobre, el cobre es el mejor nutriente a tomar después de la menstruación.