Los metales pesados y el aumento de peso

Los metales pesados y el aumento de peso

Si usted tiene problemas para perder peso a pesar de una dieta balanceada y ejercicio, la respuesta puede estar oculta en su
cabello. La carga de metales pesados en su cuerpo puede acumularse en sus células y sí, puede contribuir al aumento de
peso.

La carga de metales pesados en el cuerpo puede afectar su función neuroendocrina. Lo que esto significa es que la función
normal de su tiroides puede verse perjudicada. Los metales como el mercurio, el cadmio, el plomo, el arsénico y otros
deterioran la función tiroidea y el equilibrio hormonal suprarrenal.

Los metales tóxicos como el mercurio no son necesarios para las funciones bioquímicas normales en el cuerpo. No se
producen ni se encuentran de forma natural en el cuerpo y, cuando son introducidos a través de la exposición, puede provocar
estragos en muchos sistemas. Pero enfoquémonos en la salud tiroidea y suprarrenal.

La función tiroidea deteriorada, específicamente la conversión de T4-T3 en el cuerpo es una de las formas en las que el
mercurio y los metales pesados interfieren con las hormonas tiroideas. Actúan como una barrera para la pérdida de grasa y no
importa lo mucho que se esfuerce, si no convierte el T4-T3 correctamente, sus esfuerzos para perder peso pueden ser
inútiles. Ninguna cantidad de dieta o ejercicio funcionará si sus hormonas tiroideas están desbalanceados. Existe evidencia
científica de que la toxicidad del metal puede afectar la función endocrina. Hay muchos estudios que indican que el plomo, el
cadmio y el mercurio dañan la función tiroidea y suprarrenal.

Las glándulas suprarrenales reaccionarán a los metales tóxicos mediante una respuesta al estrés. El cuerpo verá el mercurio,
el cadmio o el plomo como estrés y como un invasor no deseado. Al principio, aumentará la producción de cortisol, y el cortisol
en niveles altos en el cuerpo conduce a un aumento de grasa, un sistema digestivo deteriorado, una disminución de la
tolerancia al estrés, etc. pasar a lo que se llama una etapa de agotamiento del estrés. De aquí viene el término fatiga
suprarrenal. En la etapa de Agotamiento del estrés, una persona está fatigada o agotada, no se está desintoxicando
adecuadamente y el proceso de envejecimiento se acelera. Eliminar la carga de Metal Pesado es fundamental para recuperar
la salud. Tomar Cortisol es simplemente un parche en este momento.

De cualquier forma que lo mire, los metales tóxicos en su cuerpo son inapropiados. Dañan las hormonas tiroideas y
suprarrenales y hacen que sea muy difícil perder peso.

Una de las mejores formas para probar los metales pesados es con la prueba de análisis de cabello. El análisis del
cabello analizará qué se almacena en las células del cuerpo y qué minerales se alteran e inhiben la desintoxicación de
metales pesados. Usted verá, si sus minerales están balanceados a nivel celular, el cuerpo desintoxicará naturalmente
los metales pesados. Pero cuando sus minerales están desbalanceados, y especialmente los minerales que son
antagónicos a los metales pesados, sus esfuerzos para desintoxicarse son innecesarios.

Por ejemplo, el zinc es antagónico al cadmio. Cuando los niveles de zinc están en buenos niveles óptimos en el
cuerpo, el cuerpo puede utilizar el zinc para prevenir la toxicidad del cadmio.

Una vez que se elimina la carga corporal de metales pesados, los sistemas de tiroides y glándulas suprarrenales
pueden comenzar a recuperarse.